Publicaciones

ESQUEMA DE DIFERENCIAS

DE LAS DIFERENCIAS ENTRE LA PRESCRIPCIÓN Y LA CADUCIDAD

10/04/2018

DE LAS DIFERENCIAS ENTRE LA PRESCRIPCIÓN Y LA CADUCIDAD

  

El Código Civil en el Artículo 1592 establece que la prescripción es un medio de adquirir un derecho o de libertarse de una obligación, por el tiempo y bajo las demás condiciones determinadas por la ley.

De esta manera se distingue en esta institución en dos clases a saber, entonces que en el Derecho Civil existe la prescripción adquisitiva es la forma de adquirir un derecho; y la prescripción extintiva, es el medio de libertarse de una obligación.

Por su parte la caducidad es una sanción jurídica procesal prevista en el artículo 346 del Código de Procedimiento Civil. La caducidad de la acción está establecida en nuestro Código de Procedimiento Civil como una de las cuestiones previas en el ordinal 10 del artículo 346 como:

“Dentro del lapso fijado para la contestación de la demanda, podrá el demandado en vez de contestarla promover las siguientes cuestiones previas:

(…)

10°. La caducidad de la acción establecida en la ley.

En virtud de la cual, el transcurso del tiempo fijado por la Ley, para la validez de un derecho, acarrea la inexistencia misma del derecho que se pretende hacer valer con posterioridad.  

Ambas instituciones suelen confundirse al momento de ejercer una acción procesal, por el alcance de las mismas y supuestos de procedencia y aplicabilidad, su naturaleza ab initio es la misma, ya que ambas fungen como indicativos para computar los lapsos procesales en el momento en que deben ejercer una acción o un derecho.

Entre las diferencias más resaltantes tenemos que:

 

 

CADUCIDAD

PRESCRIPCIÓN

Es una institución sancionatoria a la inactividad o a la actividad extemporánea

Es una institución mediante la cual se puede adquirir un derecho o libertarse de una obligación.

Es un lapso fatal que no puede ser interrumpido

Puede ser interrumpida por cualquier actuación de la parte a quien afecte

Los lapsos de caducidad se cumplen en días feriados o no hábiles.

Los lapsos de prescripción se materializan únicamente en los días hábiles o de despacho.

Los lapsos de caducidad no son objeto de convención antes de su cumplimiento. 

Se puede renunciar a los lapsos de prescripción por convenio entre las partes.

El juez puede decretar de oficio la caducidad.

La prescripción solo puede ser alegada por las partes.

La caducidad no puede ser suspendida.

El lapso de prescripción puede suspenderse y volverse a reanudar.

Con la consumación de la caducidad se pierde el derecho de ejercer la acción.

Mientras que al consumarse la prescripción, no se pierde el derecho a ejercer nuevamente la acción.

 

El Código Civil vigente, distingue con toda precisión lo que es un término de prescripción y lo que es un término de caducidad, así como también consagra únicamente la caducidad para ciertos actos jurídicos, como son las disposiciones testamentarias; no empleando en su articulado la palabra caduca, refiriéndose al ejercicio de acciones, sino que cuando emplea la misma es con relación a la cesación de los efectos jurídicos de un acto determinado. -Indudablemente, que el legislador venezolano, cuando consagra un término de prescripción para el ejercicio de una acción, emplea categóricamente el vocablo “prescribe”, como puede verse en los artículos 136, 952, 888, 1011, 1018, 1019, 1020, 1028, 1068 1469, 1461, 1464, 1977, 1978, 1979, 1980, 1981, 1982, 1986 del Código Civil.- Igualmente, el Legislador establece un término que es de prescripción en el artículo 1346 del Código Civil, que es el relativo a las acciones de nulidad. Y si en los diferentes presupuestos que tiene este último artículo, que prevé un término de prescripción, no emplea en su contenido el término “prescribe”, es sin equivocación alguna un término de prescripción para el ejercicio de la acción de nulidad o rescisión que dura cinco años, porque su ejercicio está sujeto a las reglas generales relativas a la interrupción o suspensión del curso de las prescripciones, por haberlo dispuesto claro y terminante el legislador en el contenido del artículo, ya que en la primera parte de éste se consagra: “La acción para pedir la nulidad de una convención dura cinco años, salvo disposición especial de la ley.

Este tiempo no empieza a correr en caso de violencia, sino desde el día en que ésta ha cesado; en caso de error o de dolo desde el día en que han sido descubiertos; respecto de los actos de los entredichos o inhabilitados, desde el día en que haya sido alzada la interdicción o inhabilitación; y respecto de los actos de los menores, desde el día de su mayoridad. -El legislador venezolano, cuando consagra un término de caducidad para el ejercicio de la acción, emplea indistintamente los siguientes vocablos: “No se admitirá la demanda”. “Puede dentro”. “No es admisible la demanda”. ‘No podrá impugnarse”. “No pueden promoverse”. “No se puede intentar”. “Tendrán dos meses para impugnar”. “Dicha acción no pueden intentarla”. “Podrá impugnar dentro”. “Durante”. “Pasados”. ‘Esta acción se extingue’. “Dentro del perentorio plazo”. “Pasado”. “Deben intentarse dentro”. “Se entable”. “Dentro”. “Debe intentarse”. “En el término de tres meses”. “Con tal que haya ejercido su acción en el término”. “Que se ejerza la acción”. “Esta acción dura”. “Dentro”. “No puede intentarse ni continuarse”. “Vencido este plazo”. “Si dentro”. “Si en los”. “Dentro del término”. “Sino al fin”. “Si en esta”, como puede verse en los artículos 43, 782, 783, 785, 117, 118, 120, 124, 203,204, 123, 218, 260, 565, 799, 803, 1045, 1052, 1065, 1281, 1500, 1532, 1637, 1663, 1871, en sus numerales 4» y 6f, 1279,

 

1281, 1865, único aparte del 1464, 1019, 1020, 1030, 1031 y 1019 del Código Civil. Por todo lo expuesto, puede colegirse que cada vez que el Código Civil venezolano señala un término para ejercitar una acción, declara terminantemente a la vez si se trata de una prescripción o bien de una caducidad, de ello han tenido especial cuidado, nuestros legisladores, pues siendo diversas las consecuencias de una y otra, se discutiría frecuentemente ante el Juez, si la ley quiso establecer una caducidad o una prescripción.

ABG. ANA GABRIELA OJEDA CARACAS

PEREZ BURELLI & CALZADILLA CONSULTORES JURIDICOS

FIRMA DE ABOGADOS

Comentarios ()
Cargando...
Comenta este artículo
Opina con tan sólo ingresar tu nombre y tu dirección de correo electrónico (este no será publicado).
Nombre:
Email:
Texto:
Registrar comentario »
<Volver a la lista
Para más información, contáctenos:
(0281) 276.8826
(0281) 276.0315

©1992–2018 Perez Burelli & Calzadilla Firma de Abogados

RIF: J-30183107-1. Barcelona, Venezuela

Versión móvil

por